¿MÁS FRESCO O RENOVADO?

0
292

En un mercado competitivo la aparición del All New Veloster podría estar super valorado para captar la atención entre otros coupés más potentes.

Ha llamado mi atención el nuevo coupé hatchback de Hyundai, ya conocido como Veloster, Este ejemplar es realmente un carro hermoso, sus dibujos invitan a pensar qué tan veloz y capaz es al momento de manejarlo y en virtud de los cambios me he preguntado si el consumidor es capaz de diferenciar entre uno y el otro.

Esta pregunta nace en mi cabeza cuando es presentado recientemente como una nueva generación del Veloster. Pero ¿ha tenido suficientes cambios como para denominarlo una nueva generación? o simplemente ha tenido refrescamientos que han hecho su imagen más agradable en una carrera que presenta la constante modernización de los autos en este siglo para ser simplemente una versión más.

Motorización.

La versión anterior y la actual son muy atractivas, pero indiscutiblemente mucho más la versión que engalanará a quien esté detrás del volante del All New Veloster 2019, que llega con dos motorizaciones estando disponible el GL de 2.0L Dual con potencia de 147 Hp a 6.200 RPM equipada además con una caja de cambio manual y automático de 6 velocidades. Una venidera versión que ha prometido la directiva de Hyundai para los próximos meses con un motor más pequeño, pero con mayor potencia, se trata del GDI-T 1.6L con 201 Hp a 6.000 RPM como resultado del Turbo, con cajas de cambio manual de 6 velocidades y transmisión doble embrague de 7 velocidades, en total cuatro opciones para escoger.

En ambos casos estamos hablando de un vehículo deportivo de gama media, para usuarios que buscan imagen competitiva, pero dirigido a un público de nivel adquisitivo intermedio, limitado para obtener más caballos de fuerza debajo del capot y a su vez mayor velocidad.

Suspensión y dirección

En materia de estabilidad el All New Veloster reposa sobre un sistema de suspensión tipo McPherson en la parte delantera y en la trasera tipo Multi Link. La dirección es asistida electrónicamente con frenos ABS de discos ventilados.

El interior.

Estar sentado en el puesto del conductor es como estarlo en cualquier otro vehículo de carrera con la perspectiva super baja que brinda la estatura de este modelo. El moderno tablero tiene un reproductor de ocho pulgadas compatible con Android Auto y Apple Car Play con visualización a la cámara de retroceso. Las lunas son eléctricas, asientos regulables en altura y profundidad, control de audio en el timón, espejo retrovisor fotosensible, luces LED, sunroof panorámico, climatizador, encendido de motor electrónico, tablero de instrumentos de colores y doble tubo de escape.

Todas las versiones cuentan con airbags en los asientos delanteros, laterales y de cortina, inmovilizador, sensor de retroceso posterior, control electrónico de estabilidad, chasis y carrocería reforzados, sistema de anclaje isofix, pestillos de seguridad para niños.

No son muchos los cambios que se encuentran comparados con su antecesora, más que modificaciones en la parrilla frontal, faros antiniebla, luces de stop y lunas. Sin embargo, es una excelente opción para quien quiere lucir el atuendo deportivo de Hyundai.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here